En consecuencia, la CEV srl, que es una casa editorial, se sintió en la necesidad de confiar el legado de María Valtorta a una organización sin ánimo de lucro.

Así fue como nació la Fundación María Valtorta, constituida legalmente el 19 de julio de 2010, por voluntad tanto del Centro Editorial de Valtorta (CEV), propietario y administrador legal de la herencia completa de María Valtorta, como del Sr. y Sra. Pisani, CEV y administradores de todas las ediciones de las obras de María Valtorta.

El Artículo n°2 de sus Estatutos establece que:

La Fundación es una organización sin ánimo de lucro y se centra única y exclusivamente en la preservación y valorización de las cosas de interés cultural e histórico para beneficio social. En particular, la Fundación –que, según los artículos lo estipulan, hereda tanto la propiedad de la casa-museo Valtorta en Viareggio como la titularidad de los manuscritos originales de las obras propias de María Valtorta con todos los derechos de autoría correspondientes – tiene el doble propósito de 1) preservar y ofrecer cada recuerdo de la persona de María Valtorta como un bien de interés público; 2) proteger y potenciar la difusión de las obras de María Valtorta en beneficio de toda la humanidad.

Consecuentemente queda claro que, la Fundación ha recibido del Centro Editorial de Valtorta (CEV) la parte más significativa del legado de María Valtorta. Esto significa que su propósito principal es preservar ese legado y administrarlo para el bien común del hombre. De hecho, el primer objetivo es “salvaguardar y ofrecer”, el segundo es “preservar y mejorar”. Además, la Fundación está facultada para recibir otras partes de ese legado, tal y como el art. no. 3 del Estatuto, el párrafo a) lo establece:

… la Fundación puede adquirir, con el fin de incrementar sus bienes, la propiedad o posesión de cualquier tipo de bienes Valtortianos, tales como: manuscritos inéditos de María Valtorta, incluyendo cartas, libros, documentos, objetos y cualquier otra cosa perteneciente a la Familia Valtorta o que constituya testimonio y recuerdo de la persona de María Valtorta, de sus familiares, parientes o conocidos, así como de todo lo relacionado con la escritura, publicación y distribución de sus obras.

El artículo n° 3 del propio Estatuto enumera varias de las actividades de la Fundación, cuya práctica “debe hacer resaltar los objetivos fijados en el artículo n° 2 de forma eficiente y totalmente operativa”. Las actividades se reflejan en los “proyectos” que la Fundación realiza de vez en cuando, siguiendo los criterios de prioridad pertinentes.

CONTRIBUYA