A continuación encontrará la lista completa de las Frases Diarias tal como aparecen en el aplicativo móvil Valtorta App. La herramienta de la derecha permite crear y descargar gráficos personalizados con las frases diarias, para compartirlas en plataformas como Facebook, Twitter o WhatsApp.

Lista

#Contenido
1Dios, únicamente es. Solo El puede decir: "Yo Soy. Soy por Mí mismo". Todos los demás son porque El los hace ser. (Azarias, 24 febrero 1946)
2

El santo Nombre de Dios, que quiere decir Amor, Potencia y Salvación, será para ti defensa, guía y consuelo. Escribe ese Nombre Santísimo mediante todos tus actos sobre tu yo y no temas. La luz de este Nombre te guiará. (Azarías, 3 marzo 1946)

3

La palabra de Dios es Absolución y Comunión, que es Crisma y Viático, que lo es todo para quienes viven en Él. (Azarías, 3 marzo 1946)

4

Sólo aquéllos que aman llegan a meditar y saborear las palabrea de Aquél a quien aman y, al hacerlo, eliminan las distancias fundiéndose en el amor para acoger lo que el Amado le envía. (Azarías, 17 marzo 1946)

5

La perfecta obediencia vale más que mil oraciones. (Azarías, 24 marzo 1946)

6

Lo que hace grandes a los ángeles es su prontitud en obedecer la voz de la palabra de Dios. (Azarías, 24 marzo 1946)

7

Los vanos razonamientos de los hombres, si son superficiales, desechadlos a fin de no tener que responder del tiempo perdido en cosas míseras. (Azarías, 24 marzo 1946)



8

Mas Dios, aun siendo bastante por Sí a realizar cualquier prodigio, no despoja a sus hijos del derecho a cooperar en los intereses del Padre ni del derecho a contribuir a la prosperidad de la Casa del Padre. (Azarías, 31 marzo 1946)

9

Satanás trabaja donde hay espacios vacíos de Dios. (Azarías, 31 marzo 1946)

10

Sin su Sangre, sin su Inmolación llevada a cabo por el Espíritu Santo, esto es, por el Amor, ni en la Tierra ni en el Cielo, hubieras podido servir a Dios vivo. (Azarías, 7 abril 1946)

11

Es preciso poner en práctica las enseñanzas, no por ser alabados en la Tierra y ocupar un buen puesto en el Cielo sino por el superespiritual deseo de honrar de este modo al Señor. (Azarías, 28 abril 1946)

12

La obediencia la ve y bendice Dios como la más grande de las obras meritorias del hombre. (Azarías, 12 mayo 1946)

13

La generosidad exige correspondencia de generosidad. (Azarías, 26 mayo 1946)

14

Escuchar y no practicar, creerse a salvo por ir a escuchar es engañarse a sí mismos. (Azarías, 26 mayo 1946)

15

¿Cuál es la verdadera religión, cuál la práctica de la Palabra hecha Doctrina? Aquella que se resuelve en obras buenas. (Azarías, 26 mayo 1946)

16

Bienaventurados aquellos que saben pedir por su espíritu y por las cosas espirituales. Y más bienaventurados aún quienes ni cosas santas saben pedir sino que se limitan a decir: “Tú que sabes qué es lo mejor para mí, dame lo mejor”. Y, bienaventurados en sumo grado son aquellos que, llegando a olvidarse de sí mismos y de pedir a Dios que les dé lo mejor, se limitan a formularle esta petición: “Te ruego que se cumpla lo que es de tu gloria y sirve para la santificación de los hermanos”. […] Entonces es cuando llegas a la perfección en la oración, perfección por la que la criatura de tal manera se adhiere a su Dios que llega a fundirse con Él y a compartir sus mismos deseos que son: el bien, la santificación y la gloria de los hombres para glorificar al Señor. (Azarías, 2 junio 1946)

17

¿En la necesidad? Levantar la mirada espiritual a Dios. ¿En los abandonos? Levantar la mirada espiritual a Dios. ¿En la satisfacción por la gracia obtenida? Levantar la mirada espiritual a Dios. ¿En el gozo? Levantar la mirada espiritual a Dios. ¿En el dolor? Levantar la mirada espiritual a Dios. ¿En los abandonos? Levantar la mirada espiritual a Dios: para recibir ayuda, para darle gracias, para hacerle partícipe de nuestro gozo, para que se compadezca de vuestro dolor y para no estar solos. (Azarías, 2 junio 1946)

18

Cada pecado, cada omisión, cada imperfección, ¿qué son sino un momentáneo o, tal vez, un pertinaz colapso del amor en el hombre? El pecado mortal, obstinado e impenitente es el pertinaz colapso del amor, el coma, la agonía mortal que termina en la muerte eterna. (Azarías, 2 junio 1946)

19

El que convierte es el amor. (Azarías, 2 junio 1946)

20

Reparar con el amor el colapso más o menos grave producido en el amor. (Azarías, 2 junio 1946)

21

Si el hombre supiese amar, entonces vería, comprendería y reflexionaría conforme al grado de amor alcanzado por su alma.[…] El amor es sabiduría. La sabiduría es fuente de virtud. Nunca el amor, esto es, la sabiduría, se halla separado de la santidad. (Azarías, 9 junio 1946)

22

En Dios hay Obediencia en el Hijo, adhesión en el Espíritu a brillar junto al Poder del Padre. (Azarías, 9 junio 1946)

23

La primera vez que el Padre se manifiesta es en la Creación. Epifanía inmensa del Poder que, de la nada, lo hizo todo. (Azarías, 9 junio 1946)

24Las almas, si han de ser merecedoras del Amor, han de apetecerlo con voluntad propia y, con obediencia y oración incansables. (Azarías, 9 junio 1946)
25

Muchos son los sabios, mas pocos los que a la sabiduría le asocian la justicia. Y esto ¿por qué? Porque saben quién es Dios pero no quieren hacer que baje este conocimiento del cerebro al corazón, al espíritu, y así son doctos pero no justos ni se cambian de criaturas humanas a espirituales. (Azarías, 9 junio 1946)

26

La fe, para ser verdadera, ha de ser intrépida. Heroicamente intrépida contra todas las cosas que se confabulan para escarnecerla, obstaculizarla y abatirla. El mundo y la carne, además de Satanás, vienen a ser los enemigos de la fe contra los que es preciso mostrarse heroicamente intrépidos.

La bondad del Señor es tal que concede la gloria del martirio, no sólo a los verdaderos y auténticos mártires que murieron al derramar su sangre por la Fe, sino también a aquéllos que, contra todo y contra todos, saben permanecer fieles, íntegramente fieles, al Señor. (Azarías, 16 junio 1946)

27

La Fe, sostenida por la Esperanza y, sobre todo, por la Caridad, no se derriba por motivo alguno y vence. La fe es un conocimiento derivado del amor. Cuanto el amor es más fuerte, tanto más fuerte es la fe, porque el amor hace conocer a Dios. (Azarías, 16 junio 1946)

28

…los inescrutables caminos de Dios y sus juicios, incomprensibles para los hombres, son justos, buenos y ricos en sabiduría y ciencias divinas. No yerra Él sino aquéllos que se tienen por más que Dios y, aunque no con las palabras, sí con las obras, hacen ver que son capaces de aconsejar a Dios. Y así hablan, al tiempo que el ojo de Dios va midiendo, no piensan que todo es prueba, no temen ser castigados por haber faltado a la prueba ni tiemblan por haber hecho patente que han faltado al amor: se han amado y no han amado a Dios ni a la criatura. (Azarías, 16 junio 1946)

29

Venced el miedo que paraliza el amor, la confianza y la oración. Venced ese miedo que está denotando en vosotros ignorancia de Dios y de su poder y también una fe deficiente en Dios. […] Dios todo lo puede, todo debéis esperar que Dios pueda y todo debéis creer que Dios pueda. No matéis el amor con la duda o la negación. (Azarías, 23 junio 1946)

30

El hijo que no respeta a sus padres y les oprime con exigencias y egoísmos, el que daña a su prójimo con la violencia, el hurto, la calumnia y el adulterio, es un homicida (Azarías, 23 junio 1946)

31

La perfección del amor está en el sacrificio […] El ejemplo es la más santa y activa de las lecciones y la acción es la única cosa verdadera.(Azarías, 23 junio 1946)

32

La confianza no debe anular la humildad, ni el reconocimiento de vuestras debilidades la confianza en la bondad del Señor. Un alma que tuviera una de las dos cosas pero se hallase a falta de la otra, sería imperfecta y defectuosa su marcha por las vías de la perfección. (Azarías, 30 junio 1946)

33

La contradicción de una buena obra y la persecución contra un alma inocente es el signo probatorio más seguro, jamás fallido, de que aquella obra procede de Dios y de que esa alma está al servicio de Dios. […] cuando uno se ve perseguido sin motivo alguno y obstaculizada una obra buena, es porque Satanás los odia y el odio de Satanás va siempre dirigido contra lo que está con Dios.

Alégrate, pues, de verte perseguida y contradicha porque esto es señal de que estás con Dios y que tu Obra tiene su origen en Dios. […] Porque el mundo odia, persigue y escarnece a quien es de Dios. (Azarías, 7 julio 1946)

34

Un exacto conocimiento de la Fe y una justa aplicación del Evangelio, en los que, llevados a la perfección, radica toda la religión antigua fundida con la cristiana, impiden la creación de herejías y de sectas, de exaltaciones o tibiezas culpables, y una santa voluntad de amor destruye con su fuego las plantas venenosas de las herejías y de las sectas.

El amor, siempre es el amor el que salva y conserva. No es la exaltación fanática ni el rigor paralizante sino el ser cristianos como Cristo lo quiso. (Azarías, 7 julio 1946)

35

Todo es providencia que secunda amorosamente un designio divino. […] Por éste su consentir en la culpa, el hombre merece castigo, tanto más grave éste cuanto lo sean las culpas. Mas no queda saldada toda la deuda debida a Dios con el Sacramento de la Penitencia que, si cancela el pecado, no así la expiación consecutiva al mismo. (Azarías, 28 julio 1946)

36

Recuerda siempre que tu Señor y mío te enseñó que la fuerza que consigue el perdón de Dios para un pecador es el perdón del ofendido. (Azarías, 4 agosto 1946)

37

¿Quién es Cristo: el Cristo real o el místico? Es el Templo viviente de Dios. En Él descansan la Promesa y la Ley, está depositado el Maná y resplandece la Divinidad en su Gloria Trinitaria. Este es el Cristo real. El Cristo místico, por su parte, es ese Cuerpo del que Él es la cabeza y los fieles los miembros, que se llama Iglesia. […]

El reconocimiento de los espíritus hacia Jesús Santísimo, del que la Misericordia se derrama, debería ser proporcionado a la grandeza del don y a la santidad del Donante, lo que equivale a que debería ser perfecto y completo, puesto que perfecta e infinita fue la donación de Jesucristo, Dios y Hombre […] (Azarías, 4 agosto 1946)

38

El Mal incurable no es haber nacido entre las sombras del Gentilismo o de una idolatría, como tampoco entre las nieblas de una fe herética en la que perdura un recuerdo de la Verdad y de partes de la Verdadera Religión aunque privadas de Vida por estar separadas del Cuerpo místico que es el único Cuerpo viviente. El mal estriba en, no obstante haber nacido en el seno de la Iglesia, vivir como herejes, paganos, separados y muertos de pecado.

No hay vida fuera de la Iglesia Romana, si bien todos pueden entrar en la Vida, y la Iglesia Romana no se niega a recibir en su seno a los “muertos” procedentes de otras religiones, reveladas o idólatras y darlos a luz para la Vida […] (Azaria, 18 agosto 1946)

39

El dinero es una de las trampas tejidas por Satanás para la ruina de los hombres. Mas, como todas las cosas creadas por el Mal, puede ser redimido. La Gran Culpa fue redimida por el sacrificio de Cristo. Pues bien, la riqueza, si se usa de ella con el fin santo, también puede ser redimida. Y, te lo digo yo, no hay fin más santo que emplear la riqueza en obras de misericordia (Azaria, 18 agosto 1946)

40

No es buen católico el que ruega únicamente para sí, ni buen hijo de la Iglesia de Cristo el que piensa en su gloria futura, en sus necesidades presentes, en sus luchas, en sus fatigas, pero no en la gloria de la Madre, en sus necesidades, sus luchas y fatigas a fin de recoger y engendrar para la Verdad, el Camino y la Luz a esos pobres hermanos que son como bastardos sin padre ni madre no sólo en la Tierra sino también en el Cielo, ya que se hallan fuera de la Familia en la que el Padre es Dios, la Iglesia la Madre y hermanos los santos y los católicos(Azaria, 18 agosto 1946)

41

Si de verdad Satanás no pudiese ser vencido por los hombres, Dios no habría permitido “este mal”. Mas con su refinado mal Satanás coopera a la glorificación de los héroes del espíritu, de los verdaderos fieles del Señor. (Azarías, 15 septiembre 1946)

42

Este vivir sin paz es la consecuencia de haber hecho del materialismo la ley de su vida. Si el hombre fuese espiritual en sus afectos y pensamientos no temblaría así. (Azarías, 20 octubre 1946)

43

La presencia del Espíritu de Dios diviniza al hombre, al tiempo que la soberbia le priva de este Espíritu y el hombre se degrada. (Azarías, 27 octubre 1946)

44

Por eso el hombre ha de renovar su mente con fidelidad heroica a la sinceridad. Sinceridad con todos y en todas las circunstancias, sin pararse a calibrar las posibles ventajas derivadas de la mentira y los posibles perjuicios provenientes de la sinceridad. (Azarías, 20 octubre 1946)

45

Prudencia en el hablar . ¡Cuánto se peca con las palabras¡ Palabras licenciosas, palabras de murmuración, palabras iracundas y palabras vanas. Sabed refrenar vuestra lengua haciéndola órgano de alabanzas para Dios y de edificación para vuestros hermanos y no instrumento con el que herir y producir escándalo. (Azarías, 27 octubre 1946)

46

En el hombre subyacen soterrados un dios y una fiera y en el centro, haciendo de eje de balanza entre estas dos fuerzas opuestas, está la voluntad, la razón del hombre, con lo que su quid moral y la aguja de la balanza se hallan sujetos a continuas oscilaciones. (Azarías, 3 noviembre 1946)

47

La gloria de Dios deriva del conocimiento del mismo. Donde hay ignorancia de Dios no puede estar su gloria, ya que la ignorancia combate al Señor porque no le conoce y, al no conocerle, no le ama ni le importan sus palabras. Vive por tanto en el pecado más por ignorancia que por voluntad de pecar. (Azarías, 24 noviembre 1946)

48

…esta vida es una lucha continua y siempre nueva, llena de incógnitas y de sorpresas, lucha que agotaría hasta un héroe si éste no se viese sostenido por algo más que terreno. Este algo es Dios y su Ley, sus promesas y la certeza de la vida futura... (Azarías, 8 diciembre 1946)

49

No os afanéis, antes, en cualquier contingencia, volveos a Dios con plegarias y súplicas unidas a vuestra acción de gracias. Y permaneced en la paz. La caridad, la fe, la esperanza, la humildad, la confianza en dios y para dios y la obediencia a sus quereres otorgan esta paz que sobrepuja toda inteligencia. Esté ella en vosotros (Azarías, 15 diciembre 1946)

50

Dios bendice a los generosos . Dar es mejor que recibir , porque obliga al justo Dios a dar más abundante retribución a aquel que fue compasivo. (Evangelio, 411.1)







  



Últimas Imágenes Creadas

(Click para descargarlas)